Conexión, Maternidad, Paternidad

Conectar con nuestros hijos… ¿Cómo se como eso?

Cuando uso palabras como “conectar con nuestros hijos”, a veces doy por sentado que todos entendemos lo mismo… Pero, ¿es realmente así? ¿Cómo se come eso?

En especial en tiempos como estos, en los que encontrar este titular es posible: “Una mujer confiesa haber matado a su hijo con autismo, de 9 años, empujándolo a un canal en Florida, según declaración jurada“. Aunque esperemos que no se vuelva continuo, decimos “conectar con nuestros hijos” y muchas veces no sabemos sobre qué estamos hablando. O sencillamente, cada quien entiende algo distinto.

Entonces, empecemos a darle forma al “conectar” al que hago referencia en mi blog y en mi instagram.

¿QUÉ es CONECTAR?

Para mi conectar está relacionado directamente con los cuentos. Significa que nuestros hijos y nosotras estamos sincronizados en el mismo nivel de energía. Pero cuando digo energía me refiero a un estado POSITIVO. Estamos todos contentos, alegres, relajados, de buen humor. Es decir, es conectar positivamente a través de la lectura de cuentos.

¿QUÉ podemos hacer para CONECTAR?

  • Estar el tiempo de lectura sin ver el celular: Esto es fundamental. No podemos conectar con el celular encima. Así que esta condición es sinequanón. O lo que es igual, es indispensable cumplirla. Para ocupar tus manos tendrás el libro de cuentos.
  • Permitir que nuestros hijos expresen su curiosidad: esto significa aprender a disfrutar de las preguntas a mitad de la lectura, de las risas, de las historias que surgen y de los inventos que se activan en las mentes de nuestros niños. Por eso, hacer de la lectura de cuentos un hábito exclusivo antes de ir a dormir no ayuda a promover estas expresiones.
  • Identificar similitudes entre la historia y la vida real: Si esto no ocurre por iniciativa del niño, entonces que sea nuestra la iniciativa. Es importante que esto no se traduzca en un reclamo por una conducta indeseada. Por ejemplo: “Viste yo te dije que te portaras bien así como dice el cuento“, esto se siente como un reclamo e interrumpe la dinámica y sincronía de la conexión. Sería más recomendable que fuese una oportunidad donde como padres nos sorprende que pudiese existir esa similitud entre la historia y lo que sucede en nuestro diario vivir. Por ejemplo: “Oye, al protagonista del cuento le pasó lo mismo que a ti cuando se hizo esa pataleta, pero luego se sentó y habló con su mamá“. El tono que lo acompaña es el de una maravillosa coincidencia.
  • Sumergirnos y permitirnos sentirnos vulnerables si la ocasión lo amerita: No tenemos que aparentar ser de hierro para que nuestros hijos nos respeten. Eso es una creencia vieja y tonta. Así que abracemos nuestra humanidad y con ella el hecho de poder mostrarnos vulnerables. Es una forma de decirle a tu hijo que cuando sienta lo que sea que está sintiendo, hay confianza para hablarlo entre ustedes.

Así que ya tienes varios tips para conectar con tus hijos a través de la lectura y de forma positiva. ¿Tienes algún otro que agregar?

También si quieres leer otros de mis post, puedes revisarlos aquí:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *