Conexión, Crianza, Disney, Diversión, Tradición

NO COMETAS ESTE ERROR EN DISNEY

IR A DISNEY EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS, SIN LLENARTE DE PACIENCIA.

¿Estás pensando que necesitas unas vacaciones después de todo lo vivido este 2020? ¿Te estás planteando ir a Disney para vacacionar? ¿Crees que los parques son una buena opción para ir en familia? Sí, claro que sí, pero por favor no cometas este error en Disney.

Llegando al parque

La respuesta es sí, Disney sigue siendo una excelente opción. La única cosa que me atrevo a recomendarte es que te llenes de paciencia.

La semana pasada por el cumpleaños de Alana, decidimos ir a Disney. Esto se ha convertido (sin querer) en una pequeña tradición familiar. Yo soy fanática número uno de Disney World, no me sorprende que mis hijas (y hasta mi esposo) lo disfruten también.

La verdad por el tema del coronavirus, pensamos muchísimo antes de tomar la decisión de ir a los parques. Concluimos que sí queríamos ir y nos planificamos para irnos ese fin de semana seguido del cumple de Alanita.

Con el “new normal”, no podía faltar en nuestras maletas los tapabocas y el hand sanitizer. Asimismo, hay que comprar la entrada a Disney y luego reservar en el parque al que quieres ir en la fecha que deseas para asegurar tu ida en ese día. Todo esto debido a que hay una cantidad de personas limitadas que se permiten por parque. Hicimos lo requerido y reservamos nuestra ida a Magic Kingdom.

LA LLEGADA A MAGIC KINGDOM

Ese sábado, nos levantamos temprano, nos arreglamos y desayunamos para irnos al parque. Llegamos a las 10 am. El horario de los parques actualmente es de 9 am a 7 pm (para más info ve aquí). Todo lo que signifique gente en cuantía (paradas de personajes, fuegos artificiales, saludar a los personajes, peluquería dentro del castillo de Cenicienta) está suspendido por los momentos.

Puede ser que si escuchas la música o estás en la avenida principal de Magic Kingdom (donde están las tiendas y el castillo de fondo) puedas ver a los personajes desfilar en grupos pequeños o de lejos (así como en la foto), pero no hay horarios para ello. Digamos que es algo más “fortuito”. Igual al final del día vimos a Mickey, Minnie, Donald y Pluto en la plaza de la entrada. Tuvimos suerte y nos llenamos de paciencia.

Pluto, Mickey, Minnie y Donald están bailando en el balcón…

El tema de la mascarilla se lo toman súper en serio. En especial para los niños. Así que mentalízate en estar todo el día con la máscara puesta (y tus hijos también). Con Alana (quien cumplió 5 años recién) tuvimos que armarnos de paciencia y empatía en este sentido, porque llegaba un momento que me decía: “Mami, es que quiero respirar”. Con Victoria no hubo inconveniente porque es menor de dos años y pudo estar sin la mascarilla.

Otra cosa es que hay hand sanitizer por todos lados. En cada entrada y/o a salida de una atracción hay una estación con gel antibacterial. Eso a mí me hizo sentir más tranquila y segura. Ayudó 100% a mantenerme paciente…

La mayoría de las comidas hay que pedirlas en la aplicación. Luego la recoges y buscas donde comer. Si hay algunos lugares que aún te permiten sentarte, pero en mayoría son los más costosos. Nosotros no sentimos la necesidad de invertir tiempo o dinero en esto. Compramos cosas para picar todo el día y luego hicimos una cena en la habitación del hotel.

LA MEJOR PARTE DEL DÍA…

La mejor parte fue que la cola más larga que hicimos fue de 25 minutos. Claro, no nos montamos en montañas rusas ni fuimos a jugar en la atracción de Buzz Lightyear. Esos puedo decirte que tenían colas más largas (60 minutos fue el máximo del tiempo que llegué a ver en la app y en la entrada de dichas atracciones). Ah, si los fast-pass estás suspendidos también. Así que, “paciencia”.

Alana en Winnie The Pooh

La verdad, siento que disfrutamos el parque, pero tuvimos esa sensación de vacío, de que faltaban cosas. Aunque nos rindió bien el tiempo porque nos montamos en todo lo que queríamos y podíamos. Cansados, pero contentos, nos regresamos al hotel para bañarnos, comer y descansar.

Sin embargo, debo reconocer que me cargué emocionalmente con el tema del uso durante todo el día de la mascarilla, el estar pendiente del uso de antibacteriales, el distanciamiento social (todo el parque y las colas de cada atracción están marcadas para lograr este cometido). Así que, al día siguiente, Alana estaba insistentemente pidiéndome algo y le grité. Menos mal que ella misma me dijo: “Mami, no se le habla así a nadie” y fue cuando me di cuenta de que mi grito no tenía nada que ver con ella y todo conmigo.

Pero bueno, ese cuento, se los dejo para otra ocasión. De todos modos, por aquí les dejo este artículo por si se sienten muy culpables al gritar: Deshazte de la CULPA en la maternidad

Por el momento, solo me resta decirles que Disney sigue siendo una excelente opción, pero por fa llénense de paciencia antes, durante y después de la visita.

Si llegaste hasta aquí, ¿disfrutaste del artículo? ¿Irías a Disney?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *